América Latina se mueve hacia un poker mucho más regulado

Tanto los jugadores como el poker vienen creciendo constantemente durante los últimos años en América Latina y eso ha abierto espacio para tener un mejor marco regulatorio.

Los grandes festivales internacionales como la WSOP y WPT así como las principales salas online están volteando a ver la industria en la región mientras que los gobiernos locales también están comenzando a percibir el potencial que puede existir en generación de empleos y recaudación de impuestos.

Brasil, el último en regular los juegos de azar

Si bien es cierto que América Latina siempre ha sido un destino atractivo para jugadores estadounidense y europeos por el bajo coste de vida y la flexibilización en cuanto a regulaciones, el panorama parece estar cambiando hacia un entorno mucho más regulado, así lo afirman algunos especialistas.

«Históricamente creo que aquí en Latam han sido bastante lentas y heterogéneas las regulaciones. A medida de que más países continúen progresando en ese sentido, podemos esperar ver un entorno totalmente regulado para América Latina en los próximos años», comentó Ramiro Atucha, CEO de Vibra Gaming en una entrevista a Yogonet.

Recientemente Brasil aprobó, en primera instancia, un proyecto de ley para legalizar los casinos y juegos de azar después de 70 años de prohibición. Por su parte, Argentina ha tenido avances en materia del poker online con una estructura regulatoria que va estado por estado, similar a la de Estados Unidos .

Venezuela también quitó el veto a los casinos luego de 30 años mientras que Perú -pu- y Uruguay también están comenzando a ofrecer muchísimas más licencias, este último convirtiéndose en la capital de poker en la región.

Si bien es cierto que muchos temen a la palabra «regulación», esta permite que la empresa privada tenga un panorama de mayor confianza para seguir invirtiendo y acercando iniciativas a estos países que tienen una gran cantidad de jugadores preparados para abarrotar las mesas de los principales eventos. 

Author: Paula Dunn